Un juez no considera maltrato animal la congelación de perros y gatos vivos

18-05-12

La causa contra el antiguo director del Centro de Protección animal de Zaragoza, acusado por dos protectoras de “maltrato animal”, ha sido archivada. El titular del Juzgado de Instrucción número 12 de Zaragoza no considera que la congelación de mascotas vivas y su sacrificio sin sedación quebranten la Ley 11/2003, de 19 de marzo, de Protección Animal en la Comunidad Autónoma de Aragón. El magistrado se apoya en que en el Anexo III de la citada legislación, que recoge los “métodos de sacrificio de animales de compañía prohibidos”, no se veta la congelación.

Entre los procedimientos calificados como delito en la citada ley aparecen la utilización de balas cautivas, el ahogamiento, la dislocación del cuello, los golpes, el uso de metoxiflurano, tricloroetileno, cloroformo, hidrato de cloral, sulfato de manganeso, monóxido de carbono, nitrógeno, ácido cianhídrico, estricnina, bloqueantes neuromusculares, dióxido de carbono, protóxido de nitrógeno, eter dietílico, ciclopropano y la nicotina. Además, también se prohíbe el sacrificio por descompresión, estrangulación, electrocución, decapitación, asfixia y embolia gaseosa.

Esta es una de las valoraciones más destacadas que se extrae del auto de archivo que, además, recoge la sospecha de que los testigos a los que el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil tomó testimonio son referenciales y no presenciales, es decir, que no fueron testigos directos de los hechos que denuncian, sino que los conocieron por terceras personas, según el juez.

Sin embargo, la letrada de las asociaciones de protección animal Zarapeludos y Galgo Leku, que se han presentado como acusación popular, Pilar Alda, defiende que “las ocho declaraciones son en primera persona de gente que trabajó en el centro y que algunas ahora son veterinarios”. El auto del juez también señala que alguno de los testigos mantiene algún juicio pendiente con el denunciado. Sobre este apartado Alda señala que “solamente uno de los testigos tiene abierto un contencioso en lo social con el acusado”, apuntó.

De esta manera, la letrada de las protectoras anuncia que va a presentar este viernes un recurso de reforma en el que se rebate ante el Juzgado de Instrucción número 12 de Zaragoza el sobreseimiento libre y el archivo de las diligencias, aunque puntualiza que el juez no ha archivado la vía administrativa. “Nosotros nos basamos en el propio Código Penal que recoge el causar daños o lesiones por cualquier método y allí entra la congelación”, apostó Alda. El siguiente paso, si el juez desestima el recurso, sería la Audiencia Provincial que decidiría si el auto de sobreseimiento del Juzgado de Instrucción es correcto o no según lo presentado por los denunciantes.

“Lo único que se ha buscado ha sido dañar a mi persona”

Miguel Izuel, quien fuera responsable del centro Servicios de Vanguardia Veterinaria S. L. 'Las Jaras' entre mayo de 2004 y octubre de 2011, se mostró visiblemente emocionado después de que el juez archivara la causa en la que se le acusaba presuntamente de maltrato animal. “Aquí se ha actuado de mala fe y lo único que se ha buscado es dañarme”, apuntó Izuel.

En este sentido, el antiguo director del centro aseguró que siempre había realizado el trabajo correctamente y lo mejor posible “con las herramientas que teníamos en la mano”. “El problema de la protección animal se basa en el gran número de personas que abandona a sus mascotas y que provoca que los centros estén colapsados”, valoró Izuel. En este sentido, el anterior responsable lamentó que, a pesar de haber actuado “de buena fe, con mucho esfuerzo, con dificultades y sin la ayuda de nadie”, ha sido “lapidado y crucificado".

Además, Izuel volvió señalar a la protectora Zarapeludos a la que acusa de defender al actual Centro de Protección Animal de Zaragoza situado en Peñaflor y que tiene la contrata con el Instituto de Salud Pública del Ayuntamiento de Zaragoza. “Zarapeludos ha usado y montado un tema con una gente para defender el centro de Peñaflor que no cumple con la normativa porque no tiene el certificado de núcleo zoológico”, sostuvo.

El Ayuntamiento de Zaragoza estudiará la posibilidad de exigir responsabilidades por el incumplimiento de las cláusulas del contrato de gestión del Centro de Protección Animal de la capital aragonesa, y valorar si el sacrificio de los animales se realizó durante un tiempo de forma cruenta.

El anuncio del consistorio zaragozano se produce después de darse a conocer el sobreseimiento libre de la denuncia interpuesta contra el anterior gestor del Centro por el presunto sacrificio de animales domésticos mediante congelación y sin medidas sedantes.

Posibilidad de reapertura del caso
El Ayuntamiento informa en un comunicado de la posibilidad de personarse en la causa judicial ante la posibilidad de una reapertura del caso derivada de la presentación de un recurso por parte de las protectoras que denunciaron el caso.

En su escrito, el consistorio defiende su "más firme compromiso con el estricto cumplimiento de la legalidad en el sacrificio de animales en el Centro de Protección Animal", gestionado mediante concesión pública del Instituto Municipal de la Salud Pública.

En este sentido, la institución local manifiesta públicamente su "absoluto rechazo" a prácticas de sacrificio de animales mediante frío o congelación, y sin ningún tipo de sedación previa.

"Prácticas -añade el escrito- erradicadas en nuestro país desde hace años, por prohibición expresa de directivas europeas y de la propia legislación nacional, y recogidas expresamente como prohibidas en el actual contrato de concesión del Centro.

El Ayuntamiento ha puesto toda la documentación en manos de sus servicios jurídicos para estudiar el caso y valorar las posibles responsabilidad derivadas por incumplimiento del contrato.

Añade a este respecto que el pliego de condiciones técnicas establecía que "el método de sacrificio de animales se llevaría a cabo "eutanásicamente, mediante sedante y paralizante respiratorio o cualquier otro que la práctica clínica muestre como más eficaz para reducir el sufrimiento de los animales".